Predicadores cristianos

Predicadores cristianos DEFAULT

El legado de Luis Palau, ‘el principal evangélico en el mundo de habla hispana’

Obituario

El predicador nacido en Argentina siguió los pasos del célebre pastor Billy Graham, y se concentró en los feligreses que hablan español en Estados Unidos. Falleció a los 86 años.

Read in English

Luis Palau, quien pasó de predicar en las esquinas de Argentina a convertirse en uno de los líderes evangélicos más importantes de la generación posterior a la de su mentor, Billy Graham, murió el jueves en su casa de Portland, Oregón. Tenía 86 años.

Su muerte, a causa de cáncer de pulmón, fue confirmada por la Asociación Luis Palau, el ministerio que fundó en 1978 con 100.000 dólares de capital inicial proveniente de Graham.

Aunque su sede estaba en Oregón, Palau a menudo era llamado el “Billy Graham de América Latina”. Se dirigía a los 120 millones de evangélicos latinoamericanos a través de tres programas de radio diarios (dos en español y uno en inglés); múltiples libros en español, y decenas de cruzadas de evangelización, en las que podía pasar una semana y gastar millones de dólares predicando en una sola ciudad. La Asociación Luis Palau calcula que predicó a 30 millones de personas en 75 países.

“No creo que sea una exageración decir que fue el principal evangélico en el mundo de habla hispana, tal vez en todo el mundo, solo superado por Billy Graham”, dijo el reverendo Gabriel Salguero, presidente de la Coalición Nacional Evangélica Latina, mediante una entrevista telefónica.

Pero aunque Palau siguió los pasos de Graham, no los copió. Hizo un camino entre el evangelismo conservador de su mentor y un cristianismo más consciente de la sociedad que encontró profundas raíces en las comunidades de color, tanto en el extranjero como en Estados Unidos.

Y mientras que los eventos de Graham eran asuntos formales, con coros y sermones largos, los de Palau eran festivales informales orientados a la familia, con música pop y demostraciones de deportes extremos; fue pionero en acoger en su escenario a grupos de rock cristianos. En marzo de 2001, atrajo a 300.000 personas al BeachFest, un festival de dos días en Fort Lauderdale, Florida, dirigido a los estudiantes que estaban en vacaciones de primavera.

Al dirigirse a los fieles, podía ser hablador y autocrítico —otro contraste con el más digno Graham, y un alejamiento de la imagen estereotipada del predicador evangélico— y esas cualidades lo ayudaron a llegar más allá de su feligresía para convertir a millones más.

“Seguía siendo teológicamente ortodoxo sin ser odioso, algo que los evangélicos no siempre hacemos bien”, dijo Ed Stetzer, director ejecutivo del Centro Billy Graham del Wheaton College, en una entrevista.

Palau era especialmente consciente de la suposición común de que los evangélicos son derechistas virulentos, una de las razones por las que a menudo celebraba sus festivales en bastiones del liberalismo, como la ciudad de Nueva York, el noroeste del Pacífico y Nueva Inglaterra. En 2001, realizó una campaña de 2,5 millones de dólares durante una semana en todo Connecticut.

“En Nueva Inglaterra, cuando dices ‘cristiano’, piensan ‘esos maniacos de la derecha’”, dijo a The New York Times en 2001. “Siento un desafío en Connecticut. Quiero demostrar que no somos maniacos, sino que estamos bien educados. Es una fe racional, pero una fe que te enciende”.

Luis Palau hijo nació el 27 de noviembre de 1934 en Ingeniero Maschwitz, Argentina, un pueblo a casi 50 kilómetros al norte de Buenos Aires. Su familia hablaba inglés y español en casa. Su padre, un hombre de negocios, era hijo de inmigrantes españoles; su madre, Matilde Balfour de Palau, era de origen escocés y francés.

Su padre murió cuando Palau tenía diez años, poco después de que sus padres se convirtieran al cristianismo evangélico, y la familia cayó en la pobreza. Palau recordaba a su madre cortando trozos de pan y filete en ocho pedacitos: un bocado para ella, para él y para cada uno de sus seis hermanos.

Luis se convirtió a la fe en 1947, después de que el consejero de un campamento de verano lo acogiera. Tenía 18 años cuando escuchó a Graham por primera vez, en una radio de onda corta, y la experiencia lo inspiró a dedicarse a la predicación.

Después de la secundaria, consiguió trabajo en un banco de Córdoba, en el oeste de Argentina, y en sus horas libres empezó a predicar en las esquinas. Finalmente, convenció a una emisora de radio local para que lo pusiera al aire.

En un grupo de estudio bíblico conoció a Ray Stedman, un escritor y pastor de Palo Alto, California, que lo convenció de ir a Estados Unidos para asistir a un seminario. En 1960, se inscribió en un programa de un año en la Escuela Bíblica Multnomah (ahora Universidad Multnomah) en Portland.

Allí conoció a Patricia Scofield, una antigua profesora y compañera de estudios. Se casaron en 1961. Ella le sobrevive, junto con sus cuatro hijos, Andrew, Kevin, Keith y Stephen; sus hermanas, Matilde, Martha, Catalina, Margarita y Ruth; su hermano, Jorge; y doce nietos.

Al regresar a la bahía de San Francisco, Palau conoció a Graham, que se preparaba para una cruzada de evangelización en Fresno. Palau trabajó con él durante seis meses, traduciendo los sermones de Graham cuando se dirigía a audiencias de habla hispana. Palau se ordenó en 1963.

Siguió trabajando como intérprete para Graham durante los siguientes 20 años, incluso después de convertirse en ministro de Overseas Crusades (ahora conocida como OC International), una organización misionera. Durante la siguiente década, él y su familia se desplazaron por América Latina, estableciendo iglesias y realizando campañas en las ciudades similares a las de Graham en Estados Unidos.

Los Palau regresaron a Portland en 1972, y él fue presidente de Overseas Crusades desde 1976 hasta que fundó su propio ministerio dos años después.

En parte por deferencia al dominio de Graham sobre los evangélicos estadounidenses, Palau pasó los primeros 20 años de su ministerio centrado en el extranjero. Además de las cruzadas en América Latina, se aventuró en Europa y Medio Oriente y fue una de las pocas figuras religiosas occidentales a las que se les permitió predicar en la Unión Soviética.

Al igual que Graham, mantuvo sus cruzadas apolíticas, tanto en lo que respecta a su mensaje como a las personas con las que estaba dispuesto a trabajar. Se hizo amigo de un sacerdote liberal argentino llamado Jorge Bergoglio mucho antes de que se convirtiera en el papa Francisco. Pero también fue criticado por colaborar en una cruzada de evangelización de 1982 en Guatemala con el dictador Efraín Ríos Montt, que acababa de tomar el poder en un golpe de Estado.

Cuando Graham pasó a la semijubilación a finales de la década de 1990, Palau se dirigió a Estados Unidos. También se alejó del modelo de cruzadas de Graham: acortó sus eventos a unos pocos días y los llamó festivales. Celebrados en parques de la ciudad, podían incluir actividades de skateboarding, actividades familiares y hiphop cristiano; cada noche predicaba durante unos 45 minutos, justo antes del acto principal.

Palau fue algo más que el sucesor de Graham en Estados Unidos. Como latino, y con un ministerio más comprometido socialmente, tuvo más éxito a la hora de llegar a la creciente comunidad hispana del país, que hoy constituyen alrededor del 11 por ciento de la población evangélica de Estados Unidos.

“Su ministerio logró superar las diferencias entre blancos y latinos de una manera que los ministros blancos de los suburbios no pudieron, especialmente en las décadas de 1980 y 1990”, dijo Darren Dochuk, historiador de la Universidad de Notre Dame.

En 2015, Palau organizó un evento en Nueva York llamado CityFest. Para prepararlo, se trasladó a la ciudad durante dos meses, visitó iglesias, se reunió con el alcalde Bill de Blasio y creó proyectos de servicio a la comunidad.

El festival atrajo a 60.000 personas a Central Park, el límite legal, y a unas 120.000 más a eventos en lugares como Times Square, Radio City Music Hall y Flushing Meadows en Queens.

“El mundo piensa, y yo solía pensar, que Nueva York es todo secular”, dijo Palau al Times. “Hay un hambre y un deseo de hablar de cuestiones espirituales, algo que me sorprendió de Nueva York”.

Sours: https://www.nytimes.com/es/2021/03/15/espanol/luis-palau-evangelista.html

Bosquejos para predicadores: Estudios cristianos para enseñar

Son bosquejos para estudiar y enseñar la palabra de Dios a grupos e iglesias. Los estudios están debidamente organizados, con alto contenido bíblico, enriquecidos con notas y comentarios que tienen en cuenta el contexto, la cultura, historia, geografía y significado de palabras claves (según sea el caso) sin dejar de lado las notas prácticas y actuales para nuestro diario Son bosquejos para estudiar y enseñar la palabra de Dios a grupos e iglesias. Los estudios están debidamente organizados, con alto contenido bíblico, enriquecidos con notas y comentarios que tienen en cuenta el contexto, la cultura, historia, geografía y significado de palabras claves (según sea el caso) sin dejar de lado las notas prácticas y actuales para nuestro diario vivir.

Es una herramienta de apoyo y consulta para predicar y estudiar la palabra de Dios, los bosquejos están organizados de manera sencilla y fácil de usar. Cada mensaje contiene una introducción, varios puntos principales de exposición bíblica (cada uno con sus respectivas notas y comentarios) y una conclusión.

Espero que puedas tenerlo, estudiarlo y que sea en tus manos un instrumento de apoyo y bendición para tu vida y para el servicio a Dios.

Aquí encontrarás los siguientes bosquejos para enseñar:

Jesús salva nuestra familia.

Jesucristo es nuestro sanador.

El tribunal de Cristo.

Jesús es por excelencia nuestro sanador.

El reino de Dios

Dios levanta a Eliseo como nuevo profeta en Israel.

Lic. Pastor Gonzalo Sanabria.
.
...more

Kindle Edition, 15 pages

Published February 14th 2019

Sours: https://www.goodreads.com/book/show/44403289-bosquejos-para-predicadores
  1. Fitnessblender com youtube
  2. Diy elephant crafts
  3. Ar diaphragm pumps

Baker Publishing Group

About

El destacado erudito Jared Alcántara ofrece una edición en español de su libro de texto introductorio de predicación de la próxima generación que es centrado en la práctica, intencionalmente colaborativo y tecnológicamente innovador.

Esta edición en inglés abrió nuevos caminos mediante la adopción de un enfoque basado en la práctica para enseñar predicación y mediante el uso de una entrega tecnológicamente innovadora para mejorar la experiencia educativa de los estudiantes. Ahora Alcántara trae su enfoque único a los pastores en entrenamiento que hablan español, a los institutos bíblicos de español y a las clases bilingües.

Alcántara introduce los básicos de la predicación cristiana y enfatiza las habilidades que los predicadores pueden cultivar durante todas sus vidas. Este libro presenta las perspectivas de un equipo diverso de colaboradores, ayudando a los predicadores permanecer afinados con el mundo multicultural que habitamos. Rótulos dirigen a los lectores a un sitio web complementario para obtener más información o práctica. Los recursos en línea incluyen sermones en audio y video, respuestas en video del autor y contribuciones de colaboradores. Estos materiales auxiliares están disponibles en inglés o español, con subtítulos recíprocos, para facilitar una variedad de usos educativos.

Contenido
Introducción
1. Predique sermones cristianos
2. Predique con convicción
3. Predique de forma contextual
4. Predique con claridad
5. Predique de manera concreta
6. Predique de un modo creativo
Conclusión
Índice


Endorsements

«Como aquel "escriba docto en el reino" a que se refiere Jesús (Mt. 11:52, rvr1960), Alcántara sabe sacar de su tesoro "cosas nuevas y cosas viejas." No es fácil predicar el evangelio eterno en medio de las circunstancias siempre cambiantes de cada día. Y sin embargo, este libro señala algunas pautas tantas teológicas como prácticas para lograrlo. No es un libro para leer y echar a un lado, sino que es más bien un libro al que han de volver repetidamente esos predicadores del evangelio quienes quieran a la vez ser fieles a la verdad que anuncian y relacionarla con la vida cotidiana de quienes escuchan. ¡Bien hecho, buen siervo y fiel!»

Justo L. González, inmigrante, historiador de la iglesia y teólogo

«En Las prácticas de la predicación cristiana, Jared Alcántara combina de una manera única las perspectivas hispanas, afroamericanas y angloeuropeas de la teoría homilética. Solo Alcántara puede moverse dentro de estas diferentes tradiciones y prácticas sin problema. Este libro es una contribución extraordinaria a la homilética en el siglo xxi.»

Pablo Jiménez, decano asociado para el programa de ministerios hispanos, Gordon-Conwell Theological Seminary

«Si un predicador proclama el evangelio, entonces las Cinco C son imprescindibles en el momento de preparar un sermón. La comprensión de Alcántara de las Cinco C proviene de un entretejido rico, complejo y auténtico de la teoría homilética hispana, afroamericana y angloeuropea para demostrar que todo tiene valor, y cuando se practican al unísono, pueden ser dadoras y transformadoras de vida tanto para el predicador como para los feligreses.»

Joanne Rodríguez, directora ejecutiva, Hispanic Theological Initiative

«Con una fundación bíblica y teológica, este libro va más allá de la técnica a las prácticas de la predicación como hábitos vivificantes. El libro habla con predicadores a través las culturas --con ilustraciones, metáforas y relatos que aportan claridad e interacción con una variedad de voces. Tanto los predicadores novatos como los experimentados están invitados al crecimiento y a la creatividad por toda la vida. El sermón y la obra del Espíritu en la vida del predicador están bellamente entrelazados.»

Elizabeth Conde-Frazier, Association for Hispanic Theological Education

«El llamado a predicar las buenas noticias de Jesucristo es el mismo para cada generación y en cada específico contexto cultural y lingüístico. Jared Alcántara nos recuerda de tanto la universalidad de la misión como su naturaleza transcultural. Inicialmente desarrolló Las prácticas de la predicación cristiana en un contexto latino y luego se aseguró de que el libro pudiera ser usado efectivamente tanto en inglés como en español --que no es una pequeña hazaña. Alcántara nos insta de una manera directa a no olvidar las raíces de nuestro llamado. Pero también nos mantiene conectados con las realidades transculturales y multilingües que muchos de nosotros enfrentamos cuando buscamos ser predicadores fieles. ¡Gracias, hermano!»

Juan Francisco Martínez, presidente de CHET (Centro Hispano de Estudios Teológicos)

«Los predicadores interesados en mejorar sus profesiones no solo deben practicar . . . ¡deben practicar bien! El énfasis de Alcántara en la práctica intencional de la predicación ofrece convincentemente un enfoque refrescante para desarrollar hábitos duraderos de comunicación eficaz. La incorporación de Alcántara de voces diversas es oportuna y esencial para aquellos que valoran la predicación para el oído con una sencillez sofisticada para todos los que escucharán. Todos los interesados en la práctica de la predicación cristiana se beneficiarán en gran medida por las sugerencias prácticas e ilustraciones de Alcántara, siendo atraídos, persuadidos y alentados por su retórica cautivadora y devoción a la disciplina.»

Dominick Hernández, departamento de teología, The Southern Baptist Theological Seminary

«Alcántara pone en nuestras manos un ejemplar práctico y creativo para la formación homilética de la comunidad pastoral y de laicos y laicas con interés en el arte de la buena comunicación desde y en el púlpito. Integrando ejemplos de su propia experiencia homilética junto a su creatividad en la comunicación pública y contextual, Alcántara ofrece un mapa crítico y formativo para predicar con claridad, contextualidad, precisión y convicción. Implícitamente ofrece una crítica a la predicación y estilos de comunicación teológica trivial, manipuladora y teológicamente insostenible. Este libro es un aporte a la pastoral latinoamericana, arraigado en la convicción de que la predicación es indispensable para el discipulado cristiano. Usando principios sencillos --tales como claridad de comunicación y contextualidad-- Alcántara desafía a la comunidad ministerial a comunicar el evangelio y formar a la comunidad para el servicio del Reino por medio de la buena predicación. Es un excelente trabajo en teología práctica y homilética, llenando un vacío en la literatura actual, sobre todo en español.»

Carlos F. Cardoza Orlandi, Cátedra Frederick E. Roach en Cristianismo Mundial


The Author

  1. Jared E. Alcántara

    Jared E. Alcántara

    Jared E. Alcántara (PhD, Princeton Theological Seminary) is associate professor of preaching and occupies the Paul W. Powell Endowed Chair in Preaching at Truett Theological Seminary, Baylor University, in Waco, Texas. He previously taught at...

    Continue reading about Jared E. Alcántara

Sours: http://bakerpublishinggroup.com/books/las-practicas-de-la-predicacion-cristiana/384526
OBEDECIENDO AUNQUE NO ENTIENDO - Pastor Juan Carlos Harrigan -

I did the same and poured the sperm into the ass of my beloved. After swimming, we got to the tent and fell asleep. Homa realized that it was impossible for Anton to smoke so much at a. Time (harmful, after all!), and rushed after him.

Cristianos predicadores

Unbuttoning the belt itself, pulled off her pants, and rested her hands on the birch. Just a quick one. Bone okay. I just want you to break my "virgin".

¿De qué sirve preocuparse? - Danilo Montero - Prédicas Cristianas

No, I was not mistaken. - I. - She was in undisguised confusion, and looked at him in surprise. There was a reason to be confused.

Now discussing:

You will not believe me: I expected to see a gorgeous blonde with boobs on the rollout and legs from the ears. But no. The door was opened by a miniature miracle 164 from the floor. She caught a glimpse of her, she walked out the door to let me in. I went in.



1638 1639 1640 1641 1642